FCR recaería al fondo Beka & Bolschare Iberian Agribusiness Fund, FIL en Beka Alpha Alternative Income y FI en Beka International Select Equities y Beka Optima Global.

A la hora de contratar un fondo de inversión en el que invertir y que mejor se adecue a nuestro perfil de riesgo inversor, a menudo podemos escuchar o leer abreviaturas como FCR, FIL o FI, entre otras, que determinan la naturaleza legal de estos instrumentos. 

Si bien existen otras abreviaturas, en este apartado despejaremos dudas sobre las terminologías legales que caracterizan a los productos de Beka Asset Management SGIIC S.A.

Primero que todo, es importante destacar que Beka Asset Management es una sociedad gestora de instituciones de inversión colectiva (SGIIC), que gestiona distintos vehículos y entidades de inversión, y que, actualmente(2022), son: 

  • Cuatro fondos  de inversión. En concreto dos fondos de inversión dentro  de la inversión alternativa y dos fondos de inversión dentro de la  inversión mobiliaria.

Es importante puntualizar que el patrimonio de los fondos de inversión está gestionado por la SGIIC -a quien se le delega su gestión-, ya que los fondos per se no tienen personalidad jurídica. Por su parte, los partícipes son quienes realizan aportaciones a los fondos de inversión y, por tanto, los dueños del patrimonio, cuya responsabilidad se limita al importe de lo aportado/comprometido.

FCR y FIL, nuestros dos fondos de inversión para la inversión alternativa

Dentro de la inversión alternativa, Beka Asset Management cuenta con un fondo de inversión en private equity y otro fondo de inversión de deuda.

Respecto al primero, Beka & Bolschare Iberian Agribusines Fund, FCR es un fondo de inversión de capital riesgo (FCR), o también denominado un fondo de capital privado, en el que se realizan inversiones alternativas en compañías que, generalmente, no son cotizadas o no cuentan con un largo historial.

Dentro de los fondos de capital riesgo, existen diferentes tipologías. Algunas de las más populares pueden ser los venture capital, que invierten en entidades en etapas tempranas -start-ups-, o los private equity, que invierten en empresas con potencial de crecimiento o en empresas ya consolidadas con vistas a seguir creciendo, entre otras especialidades.

En materia de plazo de inversión para los partícipes, el horizonte temporal de los FCR suele ser a largo plazo (3-10 años), por lo que se identifican como fondos ilíquidos -poca facilidad de que el activo se convierta en dinero efectivo en el corto plazo-.

El Beka & Bolschare Iberian Agribusiness Fund (FCR) se caracteriza por entrar en la tipología del private equity, esto es, invierte en compañías privadas y, fundamentalmente, está destinado a gestionar plantaciones agrícolas de manera sostenible a lo largo de España y Portugal. En cartera, sus plantaciones agrícolas están destinadas a gestionar diferentes tipos de cultivos, como son: el almendro (50-65%), el aguacate (5-10%),el avellano (10-20%), la oliva (5-20%) y, de manera residual, otro tipo de frutos (0-5%).

Por esta razón, este instrumento cuenta con un alto compromiso ESG, por cumplir los requisitos del artículo 9 (el mayor grado de implicación en materia de sostenibilidad) del Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea (SDFR, UE 2019/2088). Por esta razón, Beka & Bolschare Iberian Agribusiness Fund (FCR) se convierte en el primer fondo de capital riesgo de España en estar inscrito en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con esta clasificación, enmarcada en esta legislación y que se engloba dentro del Plan de acción de la UE sobre finanzas sostenibles.

Asimismo, este fondo sostenible está totalmente alineado con seis de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): el ODS 2 (Hambre cero), el ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), ODS 13 (Acción por el clima), el ODS 6 (Agua limpia y saneamiento), el ODS 7 (Energía asequible y no contaminante) y ODS 12 (Producción y consumo responsable).

En lo que respecta a los fondos de inversión libre (FIL), comúnmente conocidos como fondos de inversión alternativa o hedge funds, los inversores, tanto profesionales como no profesionales, pueden invertir bajo una inversión mínima establecida-al menos 100.000 euros-.

En este tipo de productos coexisten distintos niveles de riesgos, por lo que el abanico de opciones se extiende hasta el inversor profesional, perfil que, de manera mayoritaria, invertía anteriormente en este tipo de productos. Ahora se ha extendido la gama de opciones, por lo que los inversores no profesionales pueden invertir en este tipo de estrategia.

Asimismo, los FIL pueden invertir en cualquier tipo de activo o en cualquier estrategia de inversión. Por ejemplo, en términos de liquidez, los FIL tienen una mayor flexibilidad y en muchas ocasiones son el vehículo más adecuado para productos más ilíquidos que conllevan una mayor rentabilidad como ocurre con Beka Alpha Alternative Income, FIL.

Este vehículo financiero apto para inversores profesionales o cualificados, que invierte en préstamos hipotecarios(residencial, comercial, logístico u oficinas) con un vencimiento máximo a tres años por su naturaleza de bridge loan, Loan To Value medio menor al 50%, y rentabilidades esperadas de entorno al 10%.

Beka International Select Equities, FI y Beka Optima Global, FI: dos fondos de inversión abiertos (FI)

Tal y como establece la CNMV los fondos de inversión mobiliaria (FI) son aquellos instrumentos que invierten en acciones, deuda pública u obligaciones emitidas por empresas, además de ser de los más populares «entre los inversores particulares». Estos se caracterizan por ser fondos líquidos, esto es, en el momento de su venta, puede convertirse de manera rápida en efectivo, sin pérdida de valor.

Como fondo de inversión abierto, en Beka AM contamos con el Beka International Select Equities, FI y el Beka Optima Global, FI.

El primero es un fondo de renta variable global que invierte en compañías de calidad, es decir, en compañías que cuentan con una posición de liderazgo en su sector y que operan en industrias que poseen tasas de crecimiento muy por encima de la media.

Asimismo, lleva a cabo una segunda política de inversión que se centra en aquellas empresas menos llamativas, pero con negocios sostenibles. Estos, ocasionalmente, cotizan con un gran descuento sobre su valor razonable. La filosofía de inversión del Beka International Select Equities está poco desarrollada en España, sin embargo, si que tiene gran relevancia en el resto de los países de nuestro entorno.

En lo que respecta al segundo fondo de inversión, el Beka Optima Global, también entraría en la categoría de la renta variable global, que aúna la gestión activa y la gestión pasiva para que el inversor invierta de manera sencilla y óptima en el mundo -5 continentes y 30 países-.