«La prórroga de las políticas monetarias expansivas por parte del BCE seguirá favoreciendo un entorno de tipos bajos y de escasa volatilidad en el mercado secundario de bonos».

Tras un 2018 muy complicado, 2019 ha supuesto un cambio de tendencia en lo que al comportamiento de los mercados de renta fija se refiere. De acuerdo con Cristina Gavín, responsable de renta fija y gestora de fondos de Ibercaja Gestión, los temores de desaceleración económica llevaron tanto a la Reserva Federal (Fed) como al Banco Central Europeo a dar un giro de 180 grados en su política monetaria.

“Estos factores han hecho que en 2019 hayamos visto una fuerte caída en las rentabilidades de la deuda soberana, y también un estrechamiento en los diferenciales de crédito, lo que ha tenido un efecto muy positivo en las carteras de renta fija”.

Para Federico Silva, socio y director de renta fija en Beka Finance, “la prórroga de las políticas monetarias expansivas por parte del BCE seguirá favoreciendo un entorno de tipos bajos y de escasa volatilidad en el mercado secundario de bonos, compatible con un mercado primario abierto no solo para los créditos investment grade, sino también para los high yield”.

En cuanto a productos, desde HSBC ven 2019 como un año de resurrección para el mercado de cédulas tras la poca oferta emitida en 2017 y 2018. “No es de extrañar, teniendo en cuenta que los programas de liquidez del BCE desincentivan las emisiones de cédulas hipotecarias, ya que los bancos pueden tomar prestado con un menor coste en comparación con acudir al mercado”, explican. Pero ha sido el mercado de participaciones preferentes el protagonista de 2019, “con unos retornos para los inversores superiores al 14%, gracias a la rentabilidad que pagan en un entorno de bajos tipos de interés”.

También desde ING hacen una valoración positiva. “En 2019 volvimos a ver un mercado de cédulas activo, donde se normalizaron los niveles de emisión y el acceso de institucionales. Esto hizo que el mercado tuviera un fuerte comportamiento y no echase de menos la bajada en participación por parte del BCE con sus órdenes”.

Los expertos de la sucursal en España de Commerzbank, por su parte, creen que “el de financials denominado en euros tuvo muy buena performance durante 2019. Los inversores institucionales globales vieron mucho valor en el crédito español que a principios de año generaba una alta rentabilidad frente a sus comparables core, concretamente Francia”.

Mercados secundarios

Las emisiones del sector privado en el mercado AIAF crecieron hasta superar los 114.00 millones de euros, un 49% más que en 2018. “Para llegar a estas cifras han sido muy relevantes las compañías que repatriaron sus emisiones a los mercados de renta fija de BME, como Endesa, Aena o Colonial, y las emisiones de entidades financieras, con un especial protagonismo de las cédulas, que recobran significativos niveles de actividad”, resalta Gómez Retuerto, quien, además, llama la atención sobre las consecuencias del Brexit, ya que han vuelto a España “las emisiones de renta fija híbrida (cocos, AT1, deuda subordinada, deuda sénior non preferred) realizadas para la cobertura de sus ratios de liquidez, que se venían registrando en el Reino Unido bajo la legislación inglesa”, admite Gonzalo Gómez Retuerto, director general de BME Renta Fija.

Publicado por Cincodías.

Leer artículo completo
No items found.