El cambio de panorama de bajadas de tipos por parte del BCE ha tenido un impacto significativo en la curva de la deuda española.

La reciente actualización en las previsiones del Banco Central Europeo (BCE) para 2024, donde se anticipa un retraso en el primer recorte de tipos de interés, ha provocado una necesaria recalibración de las expectativas del mercado. Este cambio de panorama ha tenido un impacto significativo en la curva de deuda española, que ahora está más invertida en comparación con el inicio del año. En este contexto, se espera que en el corto plazo los bonos ofrezcan rentabilidades más atractivas que los vencimientos más cortos de la deuda española.

Evolución del mercado de bonos y letras del Tesoro en España: impacto de las decisiones del BCE

El mercado de letras, correspondiente al plazo corto de la curva, es un reflejo de los tipos altos del BCE. Mientras no se presenten indicios de una posible bajada en los tipos de interés por parte del BCE, es probable que las letras mantengan rentabilidades superiores a las de los bonos. El cambio significativo se espera cuando el BCE muestre señales claras e inequívocas de posibles recortes de tipos. Esta anticipación por parte del mercado llevará a una reducción en los tipos de las letras del tesoro, alineándolos más con los bonos.

Determinar el momento exacto en que el BCE actuará es complicado. Como señaló recientemente un miembro de su consejo, Isabel Schnabel, alcanzar la última milla en el objetivo de inflación del 2% está siendo un desafío. Por lo tanto, especificar un trimestre concreto para este cambio es difícil en estos momentos. Sin embargo, se considera razonable esperar que esta situación pueda comenzar a partir del tercer trimestre de 2024, aunque dependerá en gran medida de cómo evolucione la inflación.

A principios de año, se esperaba que el giro en la política del BCE, liderado por Christine Lagarde, ocurriera en marzo. Sin embargo, con el cambio de perspectivas, las rentabilidades han aumentado a lo largo de toda la curva, afectando los intereses pagados por el Tesoro Público en las subastas iniciales del año.

Actualmente, la deuda a corto plazo, como las letras a tres meses, muestra un rendimiento del 3,77% en el mercado secundario, en contraste con el 3,33% de los bonos españoles a diez años. Solo los vencimientos a más de 20 años están ofreciendo rendimientos superiores a la deuda a corto plazo.

Inversión en bonos a corto plazo: oportunidades ante la incertidumbre del mercado español

Mientras el panorama a corto plazo sigue siendo atractivo para muchos inversores debido a la incertidumbre y los tipos altos, las perspectivas a largo plazo podrían resultar más beneficiosas a medida que la política monetaria del BCE se flexibilice y la situación económica global se estabilice. Con el fin de evitar riesgos en un panorama incierto, el corto plazo es una opción que rinde bien y que les permite revisar la inversión rápida y ágilmente una vez venza.   Y no solo las letras son activos atractivos, también el de los pagarés corporativos y en menor medida, los depósitos, son una opción en escenarios inciertos como los que vivimos actualmente.

Colaboración publicada por El Economista

Jorge Ceballos, Head of Fixed Income Sales - Beka Finance

No items found.