Paula Toledano, directora de Filantropía de Beka Finance cuenta cómo, desde pequeña, su padre le inculcó la pasión por ayudar a los demás.

Paula Toledano, directora de Filantropía de Beka Finance Private Banking y patrona de Unidos en Red, responde con firmeza y sin dudarlo a qué Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) está vinculada:

"El 4, el 8 y el 17. Con el 5 y el 13 siempre también, de forma transversal”.

Su historia filantrópica comenzó hace tres décadas con su progenitor de por medio, en una época en la que la ayuda humanitaria aún no tenía el desarrollo que hoy conocemos. "Mi padre era piloto de Iberia y hace 30 años se ofrecía y les llevaba libros y medicinas". Uno de los objetivos prioritarios de su padre al realizar estas acciones era recordarle a su familia que existían otras realidades.

Así, de manera natural, nació la Fundación Santos Toledano. En un primer momento, Toledano explica que su progenitor acudió al presidente mundial de Cáritas, Paul Josef Cordes, para encontrar una organización en América Latina  realmente comprometida. Así contactó con un grupo de misioneros en Perú que llevaban 27 años actuando en el país, y de ese primer encuentro surgió la colaboración con monseñor Javier del Río en la región de Pachacútec en Callao (Lima).

Formación para la integración

El 12 de enero de 2004 comenzó el proyecto de la Universidad Laboral de Pachacútec con la concesión de 216 hectáreas en Ventanilla (Callao), propiedad del Estado peruano.

“Desde su inicio, esta universidad tuvo el apoyo de empresas privadas y organismos de cooperación internacional y llegó a convertirse en una universidad técnica que ha permitido que miles de jóvenes peruanos puedan formarse y adquirir un trabajo digno".

Han realizado estudios de informática, diseño gráfico, instalación de gas… En este sentido, el ODS 8 (trabajo decente y crecimiento económico), sobre empleabilidad, tiene mucha importancia. "Consiguió con este proyecto, de una forma muy tangible, formar a la gente y ayudarles a tener un trabajo”, destaca.

Después, el centro avanzó ampliando la formación que ofrecía con cursos de cocina del chef peruano Gastón Acurio o una Escuela de Hostelería, a través de un convenio con el Hotel Marriot, narra Toledano. Posteriormente, también nació el Instituto Superior de la Microempresa y el Instituto Superior de Electrónica, tras una alianza con el grupo Endesa y Repsol-Gas. Asimismo, este modelo se terminó replicando en Arequipa, ciudad al sur de Perú.

“Mi padre no lo llegó a ver, pero el desarrollo del proyecto en Latinoamérica ha sido increíble. Hemos logrado llegar a tener una guardería para las madres que estudian; con la ayuda de Cáritas Arequipa se cubren las necesidades básicas y formación de muchos niños”.

Sus siguientes pasos en España

"Si tuviera que reseñar algo que mi padre me dejó claro es el poder que tienen las alianzas: una sola persona puede conseguir cosas inimaginables, pero con la ayuda de varias, todo es posible”.

Siguiendo este legado, desde 2012, para sacar el mayor partido a estos proyectos, la Fundación Santos Toledano pasa a formar parte de Unidos en Red, iniciativa de la filántropa venezolana Mireya Cisneros, así como Carlos Slim o Rodrigo Baggio, entre otros, que tiene un modelo totalmente enfocado al ODS 17 (alianzas para lograr los objetivos).

"Ha logrado para América Latina una red de empresarios, filántropos y artistas que creen en las alianzas, de modo que identifican proyectos sociales con gran impacto y los aceleran por medio de alianzas estratégicas, comunicación en colaboración e innovación, llevando la tecnología al tercer sector y optimizando la canalización de recursos, para conseguir financiación”, cuenta Toledano.

Hoy en día, además Paula Toledano trabaja para Beka Finance como directora de Filantropía.

“Toda la experiencia que acumulo me lleva a identificar distintos grupos de interés, grandes familias o altos patrimonios que tienen esa inquietud, que quieren, en torno a un proyecto social, generar cohesión o apoyar otras iniciativas de este tipo”. En la mayoría de los casos, estos proyectos de filantropía “necesitan estructura o profesionalizarse”.

Para Toledano, lo más importante es, ya que existe una voluntad de ayudar, “intentar hacer que las cosas pasen”. Bajo su experiencia, lo más habitual, es que los grandes patrimonios comiencen por una inversión pequeña o moderada y, poco a poco, según vayan viendo cómo funciona, decidan invertir más. Algunos de sus clientes buscan “donar sin recibir nada a cambio” y otros están más interesados en la inversión socialmente responsable o basada en los criterios ESG (medioambientales, sociales y de gobernanza). Es decir, “inversiones que generen un impacto positivo pero también una rentabilidad”.

Un caso reciente que puede compartir, de los que ha asesorado, es el de la Fundación Luisa Astrain. La organización, "perteneciente a una familia que buscaba el máximo impacto, han hecho posible un colegio en Perú, proyecto que podrá ser en un futuro además sostenible”, cuenta Toledano.

Lo ideal es que los proyectos, aunque necesiten un impulso, con el tiempo se puedan convertir en autosuficientes, para asegurar que puedan ser de larga utilidad.

Accede a la entrevista completa de Paula Toledano, Directora de Filantropía de Beka Finance Private Banking, en Enclave ODS, El Español, aquí.

No items found.