José Luis Blázquez, CEO de la nueva unidad, afronta el desafío con la motivación de convertir Beka Values en un referente financiero, profesional y humano

Beka Values es la pieza -la del asesoramiento financiero- que faltaba al grupo Beka para ofrecer un servicio global a sus clientes. Bajo la forma de agencia de valores, y con un servicio al cliente desde tres ángulos (familiar, de inversiones líquidas y de inversiones alternativas), un modelo de banqueros privados-socios que limita los conflictos de interés, una plataforma tecnológica multijurisdicción y multicustodia y con los valores de transparencia, honestidad, independencia y ética como banderas, el nuevo proyecto arrancará a finales de 2020 y busca alcanzar los 1.500 millones de euros en tres años.

El grupo Beka Finance es un actor consolidado en el ámbito financiero nacional con actividades en la arena de la banca de inversión, la titulización o la gestión de fondos de capital riesgo; pero, para proporcionar un servicio de alcance global a sus clientes, aún faltaba una pieza: la banca privada. De ahí la puesta en escena de un innovador proyecto de asesoramiento, bajo el nombre de Beka Values, cuya aprobación por parte de la CNMV está prevista para finales de este año.

José Luis Blázquez, CEO de la nueva unidad, afronta el desafío con la motivación de convertir a Beka Values en una referencia en el sector financiero, “referente en todos los sentidos, profesional y humano, donde los profesionales que estén trabajando aquí tengan orgullo de pertenencia y sientan la compañía como propia”, desvela a Funds Society.

4 razones para un proyecto innovador

Beka Values será una boutique de marca potente, con grandes profesionales y donde se aporte valor al cliente final. “Nuestro proyecto es innovador por diferentes cuestiones”, explica el CEO.

En primer lugar, por el cambio en la cultura del cliente, que es muy consciente del conflicto de intereses dentro de las entidades grandes o llamadas sistémicas y busca un servicio comprometido, personalizado, dedicado y transparente.

En segundo lugar, “somos innovadores por la estructura de socios que planteamos, ya que la concentración bancaria hace que existan profesionales descontentos buscando alternativas diferentes donde se cuente con su opinión, se les escuche y se les dé participación accionarial en el capital”.

En tercer lugar, quieren competir por procesos y para ello han invertido en una plataforma de última generación donde existe un “onboarding” digital: “Integramos más de diez bancos custodios nacionales e internacionales, las órdenes son firmadas digitalmente por el cliente conectando el broker y el custodio final. El objetivo es dar un servicio multicustodio y multijurisdicción”.

Por último, dan mucha importancia a la necesidad de buscar alternativas de inversión más allá de lo tradicional. “Basados en el conocimiento interno y junto al equipo de Private Equity del grupo Beka Finance, identificamos inversiones en activos no cotizados y economía real bajo formato de coinversión (nos la jugamos con los clientes)”, dice Blázquez. “Por otra parte, incorporamos los servicios de fusiones y adquisiciones, operaciones inmobiliarias, proyectos de renovables, infraestructuras, servicio de renta fija, reestructuración financiera y emisiones en el MARF. Este tipo de servicios no sólo se dan a clientes de banca privada sino también a clientes institucionales del grupo”, añade.

Accede a la entrevista completa en el siguiente enlace: