En un escenario de creciente inestabilidad geopolítica, la industria aeroespacial y de defensa emerge como un foco de atención en los mercados financieros.

El dinamismo de la industria aeroespacial y de defensa se ha convertido en el foco de atención en los mercados financieros, particularmente en un escenario marcado por una inestabilidad geopolítica cada vez más palpable. El recrudecimiento de tensiones a nivel global, especialmente evidenciado por el conflicto entre Ucrania y Rusia, ha propulsado a este sector a la vanguardia de las inversiones atractivas, registrando un crecimiento impresionante. En 2023, el índice Stoxx Europe Total Market Aerospace & Defense, que reúne a las firmas líderes del sector, se anotó un alza histórica del 37,44%, la mayor en los últimos diez años, subrayando el auge de la industria con un acumulado del 67,27% desde el inicio del conflicto.

Sector aeroespacial y de defensa: ¿es hora de invertir?

La industria aeroespacial está viviendo un momento de renacimiento, impulsado por un incremento en la demanda de aeronaves, tanto en el ámbito comercial como de defensa. Este vigor refleja no solo una recuperación sostenida del sector sino también una robusta demanda por soluciones defensivas avanzadas. Paralelamente, el mercado de servicios posventa está experimentando una revitalización, lo que indica un aumento en las actividades de mantenimiento y modernización de equipos y sistemas ya existentes.

Riesgos y desafíos de inversión en el sector aeroespacial

No obstante, el camino hacia el éxito no está exento de obstáculos. Los riesgos geopolíticos, incluidos conflictos regionales y la volatilidad en determinadas zonas del mundo, amenazan con perturbar la cadena de suministro y elevar los costos de los materiales. Además, la perspectiva de un ambiente de tasas de interés más altas plantea interrogantes sobre las decisiones de inversión y adquisición por parte de consumidores y aerolíneas.

En particular, la capacidad de la industria para aumentar la producción de aviones de manera eficiente es crítica, sin mencionar los desafíos técnicos como los problemas recientes con motores GTF, que requieren una gestión cuidadosa y recursos dedicados.

Empresas líderes en el sector de Defensa y Aeroespacial

En este contexto, empresas líderes como Thales y Dassault Aviation destacan por sus estrategias y fortalezas distintivas.

Thales, por ejemplo, es uno de los protagonistas en el mercado gracias a su sólida posición en los sectores aeroespaciales civiles y de defensa europeos. La preferencia de los gobiernos por contratar a empresas locales en el mercado europeo brinda a Thales una ventaja competitiva en su mercado doméstico. Esta tendencia le brinda a Thales una protección significativa frente a competidores internacionales.

Además, su reputación en investigación y desarrollo y su historial operativo consistente, fortalecido por años de colaboración cercana con clientes clave, respaldan su posición en el mercado y le ha permitido acceder a una significativa financiación externa para sus proyectos de I+D. Actualmente, el mercado parece anticipar una reducción en el Retorno sobre el Capital Invertido (ROIC) de Thales, de un 8.6% a un 6.8% en un periodo de cinco años. Sin embargo, considerando su sólido historial operativo y de generación de valor de la compañía, que ha superado consistentemente su coste de capital, un escenario base más optimista podría situar el ROIC en torno al 8% y un crecimiento de activos del 1.5% en cinco años. Bajo estas premisas, Thales podría experimentar una apreciación en su valor estimado del 27%.

Por otro lado, Dassault Aviation destaca en la industria aeroespacial por su capacidad de innovación tecnológica y su reputación de calidad, tanto en aviones militares como en jets de negocios. Esta dualidad en su cartera de productos le permite mitigar riesgos y aprovechar oportunidades en distintos segmentos del mercado. Además, la empresa mantiene fuertes relaciones con gobiernos y fuerzas armadas, asegurando contratos estables y a largo plazo, especialmente en el sector de defensa.

Desde una perspectiva financiera, Dassault Aviation muestra una saludable rentabilidad con un ROIC del 10.2%, superior al 8% implícito por el mercado, lo que sugiere una eficiencia en la generación de flujos de caja en relación a las inversiones realizadas. Además, su ratio P/E de 15.2, que está por debajo del promedio del sector, indica una valoración atractiva en comparación con sus competidores, reflejando una posible subvaloración por parte del mercado teniendo en cuenta sus sólidos fundamentos y potencial de crecimiento sostenido en el futuro.

José Miguel Fernández, Senior Analyst - Beka Finance
No items found.