La búsqueda de financiación es un momento crítico para cualquier pyme. Saber negociar no solo abre puertas a mejores condiciones sino que también establece las bases para una relación duradera con los financiadores. Por eso, te vamos a contar cuáles son las mejores técnicas de negociación para conseguir financiación con éxito.

Conoce a fondo tus necesidades financieras

Antes de cualquier negociación, es fundamental tener una comprensión detallada de tus necesidades financieras. Esto te permite presentar un caso convincente y negociar desde una posición de conocimiento. 

Imagina una empresa emergente en el sector tecnológico que realiza un análisis exhaustivo de su flujo de caja y proyecciones de crecimiento, determinando que necesita 250.000 euros para expandir su equipo de desarrollo. Armados con esta información, pueden argumentar con firmeza la necesidad del financiamiento y negociar condiciones que se ajusten con sus planes de expansión.

Investiga el mercado

Una negociación fundamentada es una negociación poderosa. Conocer las tasas de interés actuales, las condiciones de préstamo habituales y lo que ofrecen otros financiadores te da una base sólida para argumentar por qué mereces mejores condiciones. 

Es el caso de una pequeña bodega en La Rioja, que utilizó esta estrategia para negociar una tasa de interés más baja con su banco, destacando las ofertas competitivas que había recibido de otras instituciones financieras.

Diversifica tus opciones de financiación

No te limites a una sola opción. La diversificación de fuentes de financiación te da opciones y, por tanto, poder de negociación. De hecho, esta es una de las técnicas de negociación clave a la hora de conseguir financiación. Compara desde préstamos bancarios hasta inversores privados y financiaciones alternativas, de forma que puedas mejorar así tu posición negociadora y obtener condiciones más favorables.

Sé transparente y honesto

La transparencia y la honestidad son fundamentales en cualquier negociación. Ser claro sobre tu situación financiera y tus expectativas puede construir una base de confianza y facilitar negociaciones más constructivas. La sinceridad es una herramienta poderosa que puede abrir la puerta a negociaciones más fructíferas.

Presenta un plan de negocio sólido

Un plan de negocio bien estructurado y convincente es tu mejor herramienta de negociación. Debe resaltar el potencial de crecimiento de tu empresa y cómo la financiación contribuirá a alcanzar tus objetivos. Un plan robusto demuestra que eres una inversión segura.

Negocia términos no financieros

Recuerda que la negociación no se limita solo a las cifras. Términos no financieros, como plazos de pago, garantías y flexibilidad en la devolución, pueden ser tan importantes como las condiciones financieras. Estos aspectos pueden ser decisivos para el flujo de caja y la sostenibilidad a largo plazo de tu empresa.

Busca asesoramiento profesional

El apoyo de asesores financieros o legales puede ofrecerte una ventaja significativa, ayudándote a entender y negociar los mejores términos posibles. Su experiencia puede ser crucial para cerrar un acuerdo en términos favorables.

Estar dispuesto a marcharte

Estar dispuesto a abandonar las negociaciones si los términos no cumplen con tus necesidades es una posición poderosa. Demuestra que tienes otras opciones y que estás comprometido con el bienestar de tu empresa por encima de conseguir financiación a cualquier precio.

Consejos finales para una negociación efectiva

  • La preparación es clave: conoce tu negocio y tus necesidades financieras al detalle.
  • Mantén abiertas todas las opciones: explora y compara diferentes fuentes de financiación.
  • Construye relaciones: la negociación es más efectiva cuando se basa en la confianza mutua.
  • Sé flexible: estar abierto a ajustar tus expectativas puede llevar a mejores acuerdos.
  • Defiende tu valor: demuestra cómo la financiación beneficiará no solo a tu empresa sino también al financiador.
  • Considera el largo plazo: evalúa cómo los términos negociados afectarán el futuro de tu empresa.
  • No temas pedir ayuda: el asesoramiento profesional puede ser decisivo en la negociación.
  • Confía en tu posición: estar dispuesto a retirarte si las condiciones no son las adecuadas muestra fortaleza y claridad en tus objetivos empresariales.

Dominar estas técnicas de negociación es esencial para cualquier pyme en busca de financiación. Al aplicar estos principios, las empresas no solo pueden mejorar sus condiciones de financiación sino también establecer relaciones sólidas y duraderas con sus financiadores. En el mundo de los negocios, como en muchos otros ámbitos, una buena preparación y una estrategia clara son la clave del éxito.